17 nov. 2008

Lo que está por llegar: LA PELOTA

Datos indican que los orientales son ocho veces monarcas desde la división político administrativa del país en 1978.

Yordanis, mi vecino de 5 años, llegó contento a mi casa anunciando su inclusión en la lista de peloteros de su escuela. Ya sabe hacer el swing para batear, el movimiento para lanzar la bola entre otras habilidades del deporte nacional cubano.

El pequeño ilusionado fue escogido, como otros tantos, para recibir la preparación inicial en la asignatura de educación física como parte de la enseñanza preescolar.

A penas comienza su vida como deportista -y no sabe si la desarrollará- y me ha dicho que está deseoso que aparezca el domingo para llegar hasta el “beisbolito” para acabar dando jonrones e impulsar carreras para su equipo.

¿Será una estrella naciente del béisbol cubano? ¿Será Yordanis uno de los millones de cubanos que convierten en su pasatiempo el juego de los strikes y los bolas?

De momento solo piensa en esto y seguro minutos de su vida los dedicará a este apasionante juego que ya esta por venir una nueva temporada de rivalidades entre Industriales y las Avispas, los de Santiago de cuba y la Capital que más seguidores tienen en la isla y más rivalizan.

El peloterito dice ser INDUSTRIALISTA, condición que dudo mucho sepa lo que sea, pero si sabe que se trata de uno de los equipos que mejor juega en Cuba, aunque en la pasada Serie Nacional se quedó en el camino.

El 29 de noviembre comienza el clásico de la pelota cubana. A partir de las fronteras nacionales tendrán muy bien definidas sus preferencias. Cada provincia preparó su equipo para llevar el anhelado triunfo a casa.

El 29 está por venir y ya se espera el mayor de los espectáculos de la isla: el pasatiempo nacional, convertido en rivalidad sana entre los 11 millones de habitantes de esta isla.

El primer enfrentamiento entre Las Avispas Orientales, Santiago de Cuba y Los Vegueros de Pinar Rió, enfrentamiento que despierta interés, sobre todo cuando por más de noventa días no habido béisbol del bueno en los campos cubanos.

Y es que en Cuba hasta los niños aman la pelota y los grandes ahora dicen tener hambre de pelota AFIRMA el Sitio Web del Béisbol Cubano. Aquí les dejó con este trabajo.

Hambre de pelota

Por cuarta ocasión Santiago de Cuba será anfitrión de Pinar del Río en la apertura de la temporada, solo que ahora el director de la escuadra nacional en Beijing, Antonio Pacheco, resultará oponente del lanzador que cerró el partido por el título, Pedro Luís Lazo.

Los aficionados cuentan los días y hasta las horas para escuchar la voz de play en el estadio Guillermón Moncada, de la ciudad heroica, que dará inicio a la XLVIII Serie Nacional de Béisbol.

Y es que hasta entonces habrán transcurrido 90 días de ausencia de buen béisbol, tras la discusión del título de los Juegos Olímpicos de Beijing en que definitivamente Cuba ocupó la segunda posición en porfía con Corea de Sur que cerró la presencia del deporte en el concierto olímpico.

Por cuarta ocasión Santiago de Cuba será anfitrión de Pinar del Río en la apertura de la temporada, solo que ahora el director de la escuadra nacional en Beijing, Antonio Pacheco, resultará oponente del lanzador que cerró el partido por el título, Pedro Luis Lazo.

Datos indican que los orientales son ocho veces monarcas desde la división político administrativa del país en 1978.

Sus adversarios consiguieron dominar la campaña 1997-98, casualmente frente a los indómitos santiagueros, entonces dirigidos por el hoy comisionado nacional Higinio Vélez.

Otro que llevó la batuta del Cuba, Alfonso Urquiola, levantó la copa, de la cual han bebido con el nombre de Pinar del Río en cuatro ocasiones.
Antes lo hicieron como Vegueros en seis ediciones, con selecciones en que brilló su hoy manager Luis Giraldo Casanova, bien apodado el Señor Pelotero.

Tal vez por aquello de que su filosofía es ganar, seguramente enviará al montículo a Lazo frente a otro con demostrada similar máxima, Norge Luis Vera, de los grandes derechos de todos los tiempos en la pelota cubana.

Vera debe ser la designación para inaugurar el espectáculo, que según se ha difundido hará su parada para el II Clásico Mundial, concluido el Juego de las Estrellas el 8 de febrero.
Según trascendidos, desde un día antes de San Valentín estarán en preparación los elegidos para defender el subliderazgo del Clásico Mundial, en esta ocasión del 8 al 23 de marzo.

Hay hambre de pelota. Hasta las siete de la noche del sábado 29 de noviembre se alimentarán las más diversas especulaciones para una temporada que promete.

Hasta entonces, también aquí tratamos de paliar la gula por el deporte nacional.
Publicar un comentario