18 mar. 2009

Fidel Castro: LA IMPORTANCIA MORAL DEL CLÁSICO

Al principio de la Revolución las Olimpiadas eran un evento de aficionados.

Cuando los conceptos del capitalismo desarrollado lograron penetrar en los Juegos Olímpicos, la actividad deportiva dejó de ser un tema de salud y educación, que fueron sus objetivos a lo largo de la historia.

El único país del mundo donde se conservó ese carácter fue Cuba, que alcanzó durante mucho tiempo los más altos percápita de medallas de oro por habitante.

Nuestros mejores y más dignos atletas, los que no se corrompen, ni se venden, ni traicionan a su pueblo y a su patria, son los que nos representan con honor en las competencias internacionales.

Publicar un comentario