27 oct. 2009

El olor de las flores de octubre


por Yunior García Ginarte / yunior@rbayamo.icrt.cu

De niño siempre pensé que la mejor flor de la mañana del 28 de octubre era para Camilo. Cuanta angustia entonces por encontrarla.

La imagen de Camilo Cienfuegos acompaña desde hoy a la del Che Guevara en la histórica Plaza de la Revolución José Martí.

Recuerdo, especialmente, el cuidado con que se recorrían los jardines. Algunos elaboran ramilletes, otros con ayuda de sus madres, creaban arreglos florales que simulaban barcos, sombreros…Todos querían la mejor ofrenda.

Tenía muy adentro la insatisfacción por no tener la mejor ofrenda. Siempre llevaba sencillas flores blancas, de las llamadas de octubre, eran perfumadas y entonces las creía especiales.

Imaginaba que lanzadas en cualquier riachuelo irían al mar; quien sabe en que sitio acabarían llenas de orgullo infantil por tributar homenaje al Héroe cubano que cayó al mar, justo este día del año 1959.

Crecimos cada año llevando las flores a Camilo. 50 años después de la desaparición de física de Camilo las jóvenes generaciones también mantienen el sensible tributo y también las mil anécdotas de ese héroe. (Leer Anécdotas )

Comprendo ahora que no es cuestión de pequeños el homenaje a Camilo. Muchos recuerdan todavía, como Adis mi vecina, con sumo pesar, las jornadas de dolor cuando su avión no tocó tierra. Dicen que Cuba toda fue dolor.
Camilo Cienfuegos Gorriarán, sastre de oficio, su temperamento jovial y su sonrisa franca, con la que ganaba amigos desde el primer encuentro, se convirtió desde muy temprano en uno de los dirigentes de la Revolución Cubana más estimado por el pueblo. (Biografía Camilo)

Hace años no siento el olor de las flores de octubre, no sé si tienen otro nombre. Su olor en cambio permanece fresco como en aquellas mañanas, una tras otras, cuando el rocío de octubre anunciaba la llegada de Camilo.

Canto a Camilo. Interpreta Carlos Puebla.




Publicar un comentario