26 nov. 2009

La violencia contra las mujeres no es un conflicto entre los géneros

Desde Bayamo, Cuba, la psicóloga y comunicadora Diana Iglesias nos presenta el siguiente artículo.
foto: http://www.uruguaysolidario.org.

El miércoles 25 de noviembre se celebra el día mundial de la no violencia contra la mujer.

En un mundo cada vez más violento, es necesario identificar, desestimular y erradicar la violencia hacia ese género.
Diversas causas se esgrimen para justificar o enjuiciar conductas violentas, tantas opiniones hay como personas sobre la tierra. Que si es un problema cultural, que si es una forma para controlar, gobernar y poner orden doméstico.
Lo cierto es que la violencia se manifiesta como un fenómeno social, pero con una fuerte repercusión doméstica, en el entramado de relaciones familiares: conyugales, paternos filiales, generacionales; con el peligro de instaurarse como algo común.
La violencia es un fenómeno que se convierte en cotidiano cuando las variantes verbal, psicológica, sexual se incorporan a la vida diaria y pasan a ser tan comunes que se hacen invisibles y provocan malestar que llevan a ocasionar trastornos psicológicos.
Con actitudes tan sencillas como la caballerosidad y el respeto por el prójimo, se evitarían, por ejemplo las muertes de mujeres en cada minuto de este mundo, víctimas de golpes, la rudeza y la sin piedad de otros hombres, que en la mayoría de los casos además de sus homicidas, son también sus parejas, padres, hermanos o familiares.
La mujer es un grupo vulnerable, sensible ante el tratamiento grosero, como puede serlo cualquier ser humano no importa su edad, género o condición. A menudo el poder hegemónico masculino priva a las féminas de decidir sobre su conducta, sus pensamientos y anhelos, su propio cuerpo, que es usado, en ocasiones como vehículo a través del cual se realizan actividades domesticas y labores empresariales, cargando la mujer un pesado fardo sobre sus hombros.
Mujer privada de hablar, de opinar, de soñar, hasta de disfrutar su propio cuerpo y vivir a plenitud su sexualidad y decidir cuándo tener o no descendencia.
La violencia contra las mujeres no es un conflicto entre los géneros, y va más allá del problema doméstico, pues repercute en todas las esferas de la vida diaria, en las relaciones de producción, económicas.
En ámbitos domésticos la violencia puede quedar invisible, más se traduce de inmediato al salir a la calle, cuantos rostros dejan ver la angustia, el dolor y la desesperanza de los múltiples conflictos que ocasiona la violencia, que de manera lastimosa repercute en los hijos, en los ancianos y los más desposeídos de la familia, e incluso el cónyuge.
En este 25 de noviembre, día mundial de la no violencia contra la mujer, es preciso no solo identificarla, sino disponernos a eliminarla, para acercarnos al mundo cada vez mas justo y equitativo que necesitamos todos, para crecer como seres humanos.

MÁS PUNTOS DE VISTA SOBRE EL TEMA.

"La violencia de género es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos. Mientras continúe, no podemos afirmar que estemos logrando progresos reales hacia la igualdad, el desarrollo y la paz".(Leer +)

Compartir
Publicar un comentario