27 ago. 2011

CAMBIO CLIMÁTICO: El 2 % de Cuba bajo el mar en 2050

Una parte de la superficie del archipiélago podría quedar sumergida en el 2050, como consecuencia del cambio climático, revela un artículo divulgado hoy por el periódico Granma.

Investigaciones desarrolladas sobre peligros y vulnerabilidad costera, realizadas por especialistas de 16 instituciones científicas y organismos, estiman que para el 2050 quedaría sumergida una superficie de dos mil 550 kilómetros cuadrados, equivalente al 2,32 por ciento de la totalidad del
territorio nacional.
La sobrelevación del nivel del mar y el oleaje ocasionado por huracanes intensos constituye en lo inmediato el principal peligro del cambio climático.

Destaca que según los modelos aplicados por especialistas del Instituto de Meteorología, ese indicador aumentaría en 27 y 85 centímetros, en los plazos de fechas mencionados, mientras los estimados de los oceanólogos apuntan a valores máximos de 31,14 y de 84,92 cm, para los propios períodos de tiempo.

Las primeras etapas del proyecto Evaluación del impacto y la vulnerabilidad de los asentamientos costeros por efectos del cambio climático y eventos meteorológicos extremos para los años 2050 y 2100, estuvieron a cargo del Instituto de Planificación Física (IPF), y de las direcciones provinciales y municipales de ese organismo.

El máster en Ciencias Geográficas Carlos M. Rodríguez Otero, especialista del departamento de Investigaciones del IPF, explicó que de no tomarse las medidas de adaptación requeridas, en el 2050, un total de 122 asentamientos costeros tendrían afectaciones totales o parciales por el ascenso del nivel
medio del mar.

Precisa que de ellos quince desaparecerán completamente para ese año, y otros seis lo harán medio siglo después.

Se refiere a zonas de playas localizadas en las provincias de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, y Las Tunas. 

Suman 577 las comunidades costeras expuestas a sufrir inundaciones temporales de diferentes magnitudes para el año 2100.

La zona más expuesta es la situada hasta un metro de altura sobre el nivel del mar, y a una distancia de 1 000 metros hacia tierra adentro, tras la línea de costa, indicó Rodríguez.

El especialista comentó a Granma, que hoy se conoce cada lugar que será perjudicado, la magnitud de los posibles daños en las viviendas y demás obras, hasta dónde llegará el mar, entre otras valiosas informaciones, que colocan a Cuba en una posición privilegiada para disminuir las
vulnerabilidades de los asentamientos costeros amenazados. 

Para Rodríguez resulta paradójico que mientras el país llevó a cabo los trabajos investigativos, pudo observarse la desafortunada reconstrucción de otros asentamientos que fueron devastados por los huracanes del 2008, los cuales estarían de nuevo en peligro de ser destruidos ante la ocurrencia de
organismos ciclónicos tropicales de similar o mayor intensidad. 

Así sucede, por ejemplo, en Playa Los Pinos, en el norte de la propia provincia de Las Tunas, enfatizó.
Urge entonces incorporar con carácter obligatorio la planificación, gestión  y control de los planes territoriales, en el tema de la adaptación al cambio climático y la disminución de los puntos débiles detectados y exigir por su cumplimiento. Sería erróneo no trabajar desde ahora en esa dirección,
concluye Granma.
Publicar un comentario