16 ene. 2012

Tesoro ecológico por mayor control de especies exóticas

La Reserva Ecológica Siboney-Juticí, de Santiago de Cuba, para la
conservación de la biota nacional, posee la mayor colonia de murciélagos de
la Isla y alrededor del 10 por ciento de las plantas endémicas del país.

Enclavada en la franja costera, entre la bahía santiaguera y la comunidad
de Siboney, el área formará parte de un proyecto para la prevención, manejo
y control de las especies exóticas e invasoras en los ecosistemas
vulnerables, que beneficiará a otras 30 regiones cubanas, según la
corresponsalía de la Agencia Cubana de Noticias.

Arturo Salmerón, investigador del Centro Oriental de Ecosistemas y
Biodiversidad, explicó a la prensa que en una extensión, que supera las dos
mil hectáreas de hábitat terrestre y marino, se han mitigado amenazas, por
ejemplo, del pez león y la leucaena ipil-ipil.

Mencionó entre las principales acciones el manejo integrado de la zona,
con destaque en la educación ambiental, y el cuidado y protección de la
flora y fauna, principalmente en el control de especies exóticas que
degradan el ecosistema.

Los valores paisajísticos, ecológicos, turísticos, histórico-culturales y
de la biota, presentes en Siboney-Juticí, y la naturalidad en su conjunto,
son importantes para la conservación y el uso sostenible de sus recursos,
por lo que resulta necesario protegerlos, destacó Salmerón.

La Cueva de los Majáes es la más significativa desde el punto de vista
faunístico y una verdadera atracción para los visitantes, subrayó, pues
posee una rica biodiversidad y la principal colonia del país de
Phyllnoycteris poeyi, murciélago endémico e incluido en la lista de
vertebrados amenazados.

Dalia Salabarría, especialista del Centro de Información, Gestión y
Educación Ambiental del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente
de Cuba, destacó recientemente que se han realizado estudios y se trabaja en
el fortalecimiento del sistema regulador para evitar la entrada de especies
invasoras al medio cubano.

De igual manera alertó que la contaminación ambiental, la pérdida de
hábitat o el cambio climático magnifican los daños.

La bióloga marina comentó que más de 20 variedades, entre estas, el
marabú, el tulipán africano, la casuarina, la claria, el pájaro vaquero o la
santanilla, son atendidas en áreas tan importantes como los dos humedales
principales de la Isla: la Ciénaga de Zapata y el Delta del Cauto.

También ocurre en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, en la
provincia de Guantánamo, en la zona ecológica Hatibonico, de la Reserva de
la Biosfera Baconao (entre Santiago de Cuba y Guantánamo), y en ecosistemas
montañosos del archipiélago.

Publicar un comentario